Portada » Columnistas » Causas, azares y luchas » Configurando próximas generaciones, conformando nuevas herencias.

Configurando próximas generaciones, conformando nuevas herencias.

Por Andrés Expósito , 22 febrero, 2014

El cotidianoEn el tiempo en que los acontecimientos suceden, a quién alguien definió como presente, en este invierno social que otorga sin benevolencia sus tormentas, atrocidades, desatinos, inundaciones y desequilibrios, y parece no solo, que la irrealidad grotesca sostiene y azota al ciudadano en la hambruna y la marginación social, sino que, el margen de maniobra del ciudadano queda cada vez más coartado, como borregos u ovejas en un corral o establo, digamos que, quienes transitan con las varas del poder en este desierto inmoral e insostenible, han resuelto que la posibilidad solo contendrá coartar los derechos y ampliar los deberes y las obligaciones, para que así ocupados de manera incesante a tiempo completo, jornada de treinta horas, y miedos y temores que supuran y se entremezclan con lo cotidiano, o aún peor, es lo cotidiano, la realidad que circunda y resquebraja y abofetea, no alberguen secuencia o grieta alguna para la reflexión o la protesta.

La obediencia cultural y reflexiva es el camino que sostienen y pretenden con la ciudadanía desde sus pulpitos.

Domesticar la posibilidad, y establecer una herencia que se asimile, y sobre todo, mimetizar y asentar como normalidad en las siguientes generaciones que apenas tienen derechos y sí obligaciones y deberes, es lo que producen en verdad el conglomerado de tantos recortes y limites, leyes y decretos, y la devastadora ausencia de valores por parte del Gobierno, y es que empujados y acotados los ciudadanos en el cerco, la posibilidad queda anulada, porque lo establecido como herencia en el tiempo, queda como verdad y realidad, santo y seña, la único conocido, el verdadero camino, nada más probable, impensado el vuelo de Ícaro, inexistentes y olvidados los sueños de la Lechera, sin conocimiento de otra cosa los ciudadanos del mañana.

La esencia de la idea es establecer la totalidad, la forma y el concepto de la herencia, y con ella componer y conformar el paisaje en el que transiten y transcurran los ciudadanos en próximos amaneceres.  Conocedor el Actual Gobierno que, el grito y la protesta sopesa y atiza el inaugural instante como acto reflejo y temporal, intuitivo y primario, establecen empero en su reflexión que, en su mayoría, todo y todos quedan ahí, nada irá a más, pataletas de niños malcriados y caprichosos, sin embargo, poco a poco, las fronteras y las vallas forjados por ellos se alinean, no se aceptaran, pero se alinean y forman parte de lo cotidiano, de manera irreversible quedan inyectadas, circulan y se deslizan por las venas, inconscientes y frecuentes.  Sobrevivir se convierte en conducta y actitud, y mientras esta, la supervivencia, entretiene y lo es todo, la reflexión y la queja y el pensamiento quedan anulados, desahuciados, sin uso, arrinconados, como las canicas de la infancia, o los tebeos, o las cometas, o el balón de fútbol, en la medida que crecemos y nos ponemos serios.

La supervivencia, el hambre, el miedo, la pobreza, la necesidad, son propuestas y designios serios que ocupan toda la presencia y la percepción de los ciudadanos, y ellos lo saben.

Se espera que los nuevos ciudadanos de mañana aprendan de la emulación y la imitación.  Este es el concepto y la forja principal de su idea de herencia social.  Las preguntas se consideran una molestia, la información se imparte como mejor les parece, y la supervivencia es el sol que iluminará cada instante del día.

Una respuesta para Configurando próximas generaciones, conformando nuevas herencias.

  1. Pingback: Configurando próximas generaciones, conformando nuevas herencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.