Portada » Columnistas » Causas, azares y luchas » Economía sumergida

Economía sumergida

Por Andrés Expósito , 24 mayo, 2014

El desahucio laboral llevará en todas las maneras y proposiciones posibles, a coquetear y aludir y aceptar como posibilidad aceptable y necesaria, situaciones y ejercicios laborales de un carácter esclavista e inmoral.  La economía sumergida late y azota y desangra, y lo hace, como en todos los casos, tras la crisis económica, en una única dirección: hacía el ciudadano.  Y pueda parecerse y anotar registros y paisajes, que se acercan más hacia un pasado, descrito y escrito por Charles Dickens, que a la realidad que pensábamos había evolucionado y progresado, y que por otro lado, nuevamente, tras tropezar y golpearnos contra un nuevo inconveniente, una nueva piedra, error o falla, rocosa, dura y reiterada, en nuestro hábitat y presente, regresamos a sendas involutivas, déspotas e insulsas.

Los contratos serán por dos o cuatro horas, pero el tiempo empleado y requerido y exigido por el empresario o jefe será de mucho más, seis u ocho horas.  Las nebulosas e hipócritas estadísticas acrecientan y asienten una realidad inexistente. Las horas de trabajo secundan y florecen en la necesidad, la mediocridad, los accidentes, la falta de higiene mental y física.  Se generaran y brotaron talleres ilegales, garajes, locales derruidos, esquinas malolientes, y en ellas aullará la esclavitud, se elaboraran paisajes condensados y hacinados de seres humanos intentando saciar la necesidad a cualquier precio, igual cosiendo ropa, que ejerciendo de zapatero, horas interminables por unas miserables y pocas monedas.

En Alicante la economía sumergida incita y compone una realidad desgarrada, asentada y característica de empresas ilegales que han quedado al descubierto en otras tantas redadas en lo que va de año.  Cualquier lugar es válido, propio, utilizado, y cualquier tarea u oficio propuesto para la ilegalidad: fábricas de calzados en polígonos cerrados, desvalidos, putrefactos y derruidos, talleres de cortado y tintado de pieles en garajes, sótanos y trasteros, fábricas de escobas, habitáculos imposibles y apilados donde el trabajador apenas puede moverse. Y también en otros lugares, no solo en Alicante, en otros ni siquiera serán nombrados en noticias o denuncias o suposiciones, pero existentes, de idénticas premisas negreras e inhumanas.

Ellos, los necesitados, los ciudadanos, los que esta crisis económica ha empujado y dilapidado hacía esas fatalidades, trazaran el esfuerzo y la agonía, y las situaciones físicas y laborales, abusivas y deprimentes, para que, muchos productos elaborados en esta economía sumergidas avancen implacables, rindan y publiciten en los centros comerciales precios inalcanzables que colmaran y engordaran los bolsillos de quien no será, por otro lado, ajusticiado y condenado, por dar pie y proponer la economía sumergida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.