Portada » Columnistas » Crítica paniaguada » Creer a la voz de la naturaleza

Creer a la voz de la naturaleza

Por Eduardo Zeind Palafox , 4 julio, 2016

 

torres_bodet_2

Por Eduardo Zeind Palafox 

 

 

Va a llover… Lo ha dicho al césped
el canto fresco del río;
el viento lo ha dicho al bosque
y el bosque al viento y al río…

Jaime Torres Bodet, Agosto

 

Es menester, para hablar de ecología, poseer conocimientos antropológicos, zoológicos y biológicos, que no tengo, pero sí filosóficos, que me permiten hablar cual profano, como quien puede meditar la vida por estar vivo, a los animales por haber convivido con muchos, tanto verticales como horizontales, y a la sociedad por pertenecer a unas que aseguran serlo.

Es la filosofía, decía Unamuno, más parecida a la poesía que a la ciencia. La ciencia es objetiva, no humana, no para lo esencial del hombre, el sentimiento, y la poesía es subjetiva, forjadora de vidas. Las palabras “naturaleza” y “hogar”, tan manoseadas por escrutadores empiristas, lucen más en versos que en tratados eruditos. Baladí sería cualquier definición de los términos mencionados, y vale más observar cómo se usan en el lenguaje vulgar que en las cátedras de doctores, donde a fuerza de abstracciones se desnaturalizan y se extranjerizan, es decir, donde acaban señalándolo todo, menos árboles, ríos, cocinas y bibliotecas.

Si fuese posible leer los sinónimos que el pueblo pone al léxico que usa inocentemente, hallaríamos junto a la palabra “naturaleza” la palabra “totalidad”, y junto a “hogar” la palabra “singular”. Dicho pareo de juicios y categorías explicaría el que tengamos por cosas lejanas y científicas al río y a la nube, y por cercanas y naturales al libro y al pastel.

Lo científico, visto así, es en nuestros días algo contingente, y lo natural algo inevitable. Lo necesario se vuelve cultura, sentimiento, idea y acto, y lo contingente mera diversión, noción, espectáculo. Lo cotidiano se reflexibiza, se asimila, y lo prodigioso, raro, se manipula, se aleja, se observa. Reflexionar una idea es doblarla, sintetizarla completamente, insertarla en nuestro caudal de conceptos, y manipularla es lo contrario, es desdoblarla, usarla y olvidarla.

Hemos vuelto a la naturaleza nuestra antípoda, obra no nuestra, ajena, artificio divino, y a nuestras obras cuevas, mares y soles. Lo natural es para el pintor reciente cúmulo de impresiones, “caos y confusión”, como dice el libro del Génesis fueron los principios del mundo, y lo artificial superficies temporalmente juntas, resguardo contra el azar.

En el río o en el árbol, donde los hebreos encontrarían “nefês”, vida, alma y persona, hallamos espejos. El bosque ya no es ante nuestros ojos enfermos “Musa verte”, musa verde, a decir de Rimbaud, sino como canta el poeta Bodet, lugar donde “naufraga en verde el paisaje”, donde como el Martín Fierro “hago en el trébol mi cama y me cubren las estrellas”.

Aplaudir lo verde y la comodidad que regala la naturaleza y no su organicidad y su belleza proviene del no vivir en “actitud reverente”, esto es, del vivir escuchando desde arriba, como reyes, atendiendo, y no del escuchar desde abajo, obedeciendo.

Y pues somos “torpes de oído”, no discernimos el bien y el mal, creemos que obedecer es esclavizarnos y que nuestro hogar común, la naturaleza, es fuerza loca que se derrumba sobre nuestros proyectos. Hemos cambiado el “Credere Deo”, creer a Dios, a su lenguaje, por el burdo “Credere in Deum”, creer en Dios, pero en uno sin voz, ciego, ofensivo, que suelta ríos y volcanes contra nuestra soberbia.–

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.